10 Y 11 DE ABRIL, PARO DE 48HS. EN LAS TODAS LAS UNIVERSIDADES NACIONALES

Pronunciamiento de la Comisión Directiva de ADUNLu

De acuerdo a lo analizado y debatido en las reuniones de Comisión Directiva, en las Asambleas Extraordinarias y a lo resuelto en el último Congreso extraordinario de la Federación CONADU Histórica, la Comisión Directiva de ADUNLu manifiesta y ratifica la necesidad de un paro total y activo nacional para terminar con las políticas de ajuste del gobierno nacional de Cambiemos y sus cómplices. Políticas absolutamente contrarias a la docencia y la clase trabajadora en su conjunto.

Estas 48 hs de huelga son parte fundamental del plan de lucha nacional de la CONADU Histórica ante la dilatoria posición del gobierno nacional y los rectores (CIN) en la Mesa de Negociación Salarial, donde luego de 40 días de vencido el acuerdo salarial, no se ha hecho ninguna oferta para el 2018, no se ha pagado la “Cláusula Gatillo” correspondiente a 2017, ni las deudas salariales sobre el FONID para preuniversitarios, entre otros incumplimientos de nuestra patronal.

En un contexto de acelerada inflación (superior al 6% en el primer trimestre de 2018) y de un nuevo aumento exponencial de las tarifas (luz, agua, gas, transporte, etc.), rechazamos enérgicamente el techo salarial del 15% que pretenden imponer el gobierno nacional y los gobiernos provinciales en connivencia (una vez más) con las burocracias sindicales, y al mismo tiempo ratificamos el pedido de un 25% de incremento salarial para todas las categorías docentes, $17 mil para el cargo testigo (ayudante 1º con dedicación semiexclusiva), el pago de la garantía salarial para el ayudante de 2º y el pago de la cláusula gatillo sobre el último salario percibido por los docentes en el mes de febrero.

En este plan de lucha no sólo está en juego nuestro salario sino también nuestra salud y junto a ello el sostenimiento de las Obras Sociales Universitarias (OSU). Las OSU atraviesan, desde hace ya un tiempo, una gravísima crisis financiera y económica debido al desfasaje entre los incrementos de las erogaciones de las obras sociales en concepto de prácticas médicas y farmacia, que por ejemplo han sufrido incrementos entre un 60 y 100%, sólo en 2016, y nuestros salarios, que son los que sostienen el sistema. Tal es el caso de nuestra obra social DASMI donde sólo en su último balance (correspondiente al año 2016) registró un déficit operativo de $13.218.219. Empero, cabe enfatizar que este déficit se produce a pesar de que los trabajadores que no tienen Dedicación Exclusiva en la UNLu aportan mensualmente porcentajes muy superiores al 3% de sus salarios, en el caso de las dedicaciones simples el 12% (bajo el ítem “Aportes mínimos”), mientras que las contribuciones patronales de la Universidad (correspondientes por fuerza de Ley) se mantienen congeladas en el 6% del salario bruto independientemente de la dedicación. Un hecho que produce una fuerte asimetría entre los aportes de los trabajadores (“personales”) y los de la entidad empleadora (“patronales”).

Esta crisis representa una situación calamitosa que pone verdaderamente en peligro la salud de miles de trabajadores y la de sus familias. Es claro que sin un aumento salarial en este 2018, acorde a la inflación real, esta crítica situación se profundizará.

Además, junto a la CONADU Histórica, y a todas sus asociaciones de base, denunciamos el desfinanciamiento de las OSU y exigimos una partida específica de emergencia de $1.000 millones financiados por el Estado nacional.

Pero también este plan de lucha comprende la defensa integral de las Universidades Públicas ante cualquier intento de arancelarlas y de establecer cupos al ingreso de estudiantes (Proyecto de Ley presentado por el macrismo). En este marco también denunciamos y repudiamos el reciente anuncio realizado en el último Plenario del CIN en Jujuy por la Secretaria de Políticas Universitarias, Danya Tavella quien expuso que “por reasignación de partidas presupuestarias” se recortarán fondos a las universidades nacionales por más de $3 mil millones y se suspenderá el inicio de nuevas obras de infraestructura. Algo que sin dudas resulta inadmisible y agrava la situación de ahogo presupuestario que sufren desde hace tiempo las Universidades Públicas. Tengamos en cuenta que más del 90% de su presupuesto se destina al pago de salarios docentes y nodocentes y se mantienen congelados los aportes para gastos de funcionamiento.

Ante este complejo y adverso escenario, como una clara señal de protesta de nuestro sector, este 10 y 11 de abril todas y todos tenemos que realizar los mayores esfuerzos para suspender el normal desarrollo de las actividades de docencia, de investigación, de extensión y de gestión en la UNLu.

Por todo ello, convocamos a los compañeros/as docentes (afiliados y no afiliados) de todas las sedes, centros regionales y delegaciones a redoblar todas las actividades para masificar y hacer visible en toda la UNLu y su área de influencia este paro de 48 hs el próximo 10 y 11 de abril mediante: clases en las plazas públicas y calles, volanteadas, radio abierta, difusión en los medios locales, pasada por los cursos, etc. Invitamos fraternalmente al movimiento estudiantil, nodocentes, a docentes de otros niveles educativos y a toda la comunidad a participar activamente en esta lucha por la defensa de la universidad, la ciencia y la educación pública, libre, gratuita y laica.

¡A 100 años de la Reforma Universitaria, defendemos una Universidad al servicio de las mayorías nacionales, laica, científica, autónoma, democratizada, con ingreso irrestricto!

-¡Aumento salarial del 25% ya!

-Inmediato pago de la cláusula gatillo 2017.

-$17 mil para el cargo testigo.

-Aplicación plena del CCT.

-En defensa de las Obras Sociales Universitarias.

-Defendamos la Universidad Pública.

 

Tags: