Compañeros y compañeras

Este martes y miércoles son las elecciones de la DASMI y la participación masiva de docentes es de suma importancia.

Estos últimos años hemos visto cómo se ha intentado propiciar por la fuerza y de manera arbitraria un cambio en la naturaleza jurídica y organizacional de la DASMI. Se ha favorecido la salida de afiliados de manera irregular y se ha reducido la planta de trabajadores mediante el traslado a otras áreas de la Universidad. Entre ellas, las contadoras que trabajaron históricamente en la Obra Social, razón por la que la DASMI hasta el momento no tiene firma en los bancos.

En el año 2018 la Universidad por medio del Consejo Superior resolvió habilitar la libre opción de Obra Social y solicitar el directorio de la DASMI que convoque a Asamblea para la reforma de sus estatutos, para «adecuarse a la ley» e inscribir a la DASMI en el registro de obras sociales universitarias (Resoluciones 425 y 446/18)

Las irregularidades que sufre nuestra Obra social se originan en estas resoluciones y el accionar de un sector de trabajadores nodocentes y el sindicato ATUNLu al impulsar de manera arbitraria e irregular estos cambios:

Libre Opción:

Tal cual se reclamó antes de la sanción de estas resoluciones, el procedimiento de libre opción establecido en la Ley de Obras Sociales Universitarias no se encuentra reglamentado y por lo tanto no existe mecanismo legal para realizarlo. Por ello ninguna obra social universitaria del país ha implementado este procedimiento.

¿Cómo lo lleva adelante por fuera de la ley la UNLu? Por la vía de un mecanismo irregular que no se ha informado al Directorio y que deja a los afiliados y afiliadas a merced de períodos de falta de cobertura con procedimientos rechazados de parte de la Superintendencia de Servicios de Salud y desprotegidos en un sistema mercantilizado de salud.

El registro de Obras Sociales Universitarias no existe.

Por ello la solicitud de inscripción no pudo concretarse y el requerimiento de la resolución correspondiente del HCS, queda improcedente.

DASMI se encuentra adecuada a la ley

El formato jurídico y legal de la DASMI es acorde a la ley, pero existen otras opciones legales que requieren de la reforma de sus estatutos.

El directorio de la DASMI convocó según lo encomendado por el HCS  a asambleas para reformar sus estatutos y esto no pudo ser realizado debido a que no se logró alcanzar el quórum necesario. La falta de quórum es una manifestación genuina y válida frente a la falta de información respecto de esta reforma inconsulta y el acuerdo con su estructura actual.

De esta manera, el estatuto de la OS permaneció sin cambios pero la Universidad y el sindicato ATUNLu impulsaron y permitieron la salida de trabajadores de la Obra Social anticipándose a cambios que no se produjeron y que una parte mayoritaria de la comunidad rechaza, forzando de esta manera una situación irregular que se debe resolver anulando las resoluciones mencionadas.

Nuestra Obra Social Universitaria es un derecho de todes les trabajadores y por ello aportamos durante toda nuestra actividad laboral para tener una cobertura de salud acorde con nuestra profesión. El sistema solidario permite a todes sus afiliades tener la misma cobertura de salud. Desde el que menos ingresos percibe, o incluso para los ad honorem hasta los cargos jerárquicos más altos, todos tienen acceso al mejor plan de salud.

Como se desprende de los informes de marzo del 2022 de la Dirección contable de la DASMI, la OS desde hace tres años a la fecha no tuvo que realizar rescates financieros de sus recursos para solventar los gastos prestacionales. No es un dato menor en un contexto donde gran parte de las OS sindicales tienen deudas millonarias.

Desfinanciar nuestra obra social es atentar es atentar contra el Derecho Social a una buena salud  de todas y todos pero es, además, falta de empatía para con aquellos compañeras y compañeros, docentes y no docentes, que hoy están bajo tratamiento por distintas patologías graves y que requieren de todo nuestro apoyo y solidaridad

Este 7 y 8 defendamos la democracia en la UNLu, votemos masivamente en las elecciones de la DASMI.

Claustro docente:

Lista 1

Lista 5

Claustro nodocente

Lista 93

Basta de vaciamiento de personal y fuga irregular de afiliades

La DASMI somos todes

¿Quiénes pueden votar?
Todas y todos los docentes afiliados y afiliadas a DASMI (consultar http://www.dggi.unlu.edu.ar/sites/www.dggi.unlu.edu.ar/files/site/padron%20docente%20definitivo.pdf )

¿Qué documento se debe presentar?

Libreta de Enrolamiento, Documento Nacional de Identi-dad, Libreta Cívica o Cédula de Identidad.



DÍAS Y HORARIOS DE VOTACIÓN

7 y 8 DE JUNIO

10:00 a 19:00 – Luján, Centro Regional San Miguel, Delegación San

Fernando y Capital Federal

15:00 a 19:00 – CCRR Campana y Chivilcoy