A 43 años del golpe militar genocida de 1976

Del 19 al 27 de marzo de 2019 la Asociación de Docentes de la Universidad Nacional de Luján (ADUNLu) organiza las Jornadas 

Los Derechos Humanos antes, ahora… y siempre

Las brutales violaciones a los Derechos Humanos que perpetró la dictadura militar en Argentina durante el período 1976-1983 estuvieron al servicio de golpear duramente a la organización de los trabajadores y la juventud para vencer cualquier resistencia que se le oponga al deterioro de las condiciones de vida que comenzaba a profundizarse por esos años.

Con el restablecimiento del régimen democrático, las formas de resistencia de ningún modo desaparecieron y tanto la lucha de los organismos de derechos humanos como la de los trabajadores y la juventud dejaron en claro ante el resto del mundo que en este país se pelea fuerte contra las violaciones de los DD.HH., exigiendo justicia ante los hechos del pasado, así como movilizándose frente a nuevos ataques.

El horror de la dictadura no regresó, pero el período democrático no está exento de hechos graves como las muertes de Teresa Rodríguez en Cutral Co (1997); 38 manifestantes durante las jornadas del 19 y 20 de diciembre (2001); Darío Santillán y Maximiliano Kosteki en el Puente Pueyrredón (2002), Carlos Fuentealba, Neuquén (2007), Mariano Ferreyra, Avellaneda (2010) y Cristian Ferreyra, Santiago del Estero (2011), entre las más emblemáticas. La democracia registra también desapariciones como las de Julio López (2006), Luciano Arruga (en 2009, su cuerpo apareció como NN en 2014), Daniel Solano (2011) y Santiago Maldonado (su cuerpo estuvo desaparecido entre el 1/8 y el 17/10 de 2017). A 43 años del 24 de marzo de 1976 se pueden reconocer a la vez una innumerable cantidad de represiones contra huelgas y manifestaciones de los trabajadores, ofensiva que ha recrudecido en el último período de la mano de Macri – Bullrich.

La Comisión Directiva de ADUNLu, junto a organización estudiantiles y de los Derechos Humanos organiza estas jornadas dirigidas a recuperar la memoria, seguir exigiendo justicia y promover la organización de los trabajadores docentes junto a otros colectivos por la defensa irrestricta de los Derechos Humanos.