NO A LA VIOLENCIA MACHISTA: REPUDIAMOS LA VIOLACIÓN GRUPAL DEL 1 M.

La violación grupal ocurrida recientemente en Palermo contra una joven de 20 años pone en evidencia que el cuerpo de las mujeres es un territorio en el que la violencia machista sigue expresando su odio. Ante la insuficiencia de políticas públicas el Estado sigue siendo responsable de todas y cada una de las violaciones, desapariciones y femicidios cometidos contra las mujeres y las disidencias sexuales.
El movimiento de mujeres ha conquistado históricamente algunos, de los tantos, derechos jurídicos exigidos: la Ley de Violencia de género (2012) que incorpora el femicidio como un agravante al tipo penal básico del homicidio, la Ley Micaela (2019), que establece la capacitación obligatoria en género y violencia de género para todas las personas que se desempeñan en la función pública, en los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial de la Nación y la tan exigida Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (2021). A pesar de algunos avances en materia legal según diferentes observatorios sobre violencia de género se registra un feminicidio o travesticidios cada 26 a 27 horas. Al tiempo que la “justicia” insiste en condenar a Higui por defenderse de una violación grupal, su juicio comienza el 15 de marzo, luego de haber estado 2 años presa y lograr su liberación por la lucha del movimiento feminista.

En nuestra propia universidad no tenemos un protocolo de acción ante el acoso u otras situaciones de violencia de género que implique procedimientos a cargo de especialistas idóneos en la temática, se burocratizan las denuncias llegando a desconocerlas si el hecho ocurrió pasados dos años. Estos son algunos aspectos que indican que a pesar de los cambios normativos, la UNLu no ha logrado generar programas y/o medidas institucionales fundadas en una perspectiva de género y diversidad que respondan a las necesidades de la comunidad universitaria.

Desde ADUNLu exigimos la implementación de programas, medidas e instrumentos institucionales serios y a cargo de personas idóneas para responder ante la existencia de situaciones vinculadas al maltrato, acosos y abusos que involucre a diferentes integrantes de la Universidad Nacional de Luján.

Por ello:
Decimos NO al ataque sexual grupal perpetrado el día 1° de Marzo de 2022 en CABA, por “los sanos hijos del patriarcado”.
Decimos NO a la escalada de violencia contra las mujeres y las disidencias en nuestro país que sólo obedecen a la manera en que algunos hombres muestran su mandato de masculinidad, buscando ejercer poder sobre el cuerpo de las mujeres. Este último hecho nos vuelve a mostrar la secuencia de femicidios y agresiones de todo tipo llevados a cabo durante los últimos años, en donde la escalada en números y en crueldad tiene formas impactantes.
Decimos NO a cualquier acto de violencia patriarcal.
Decimos NO a la dominación machista, a la punición y a cualquier forma de crimen sexual que, como castigo moralizador hacia las mujeres, menosprecie su libertad de circulación, la vida y los derechos humanos en su conjunto.

Porque ¡¡¡VIVAS, LIBRES Y DESENDEUDADAS NOS QUEREMOS!!!